Maribel/ diciembre 24, 2007/ Blog/ 1 comments

Y volver a caminar, aunque sea yo sola, por las calles de la ciudad donde nunca deja de llover. Y dejar que las gotas me resbalen por el rostro, y que el viento intente enfriar los surcos que dejan sobre mi piel. Pero el frío viene de dentro, y es más rápido que el propio viento.

 

Así las lágrimas de lluvia se congelan, y se escarchan los surcos.

 

Ahora mi ciudad particular ya tiene murallas.
Share this Post

1 Comment

  1. No caminarás sola…

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*